ERASE UN DJ CON TITULO (DE FP)

2012-03-back_to_school

Desde hace unos días el Consejo de Ministros ha aprobado la titulación de Dj de FP, en una reforma donde se amplian las titulaciones de esta modalidad de estudios, que tantos quebraderos de cabeza ha causado en nuestro país ¿Cuando llegaremos al nivel de Alemania también en esto?

Dicha noticia, ha revolucionado el panorama del dj, días atrás. Se ha encontrado tanto gente que apoya la propuesta, como detractores. De los detractores, los hay de varios tipos: los que ven peligrar su empresa, ya que viven de impartir clases de esto; los que creen que esta labor se aprende en las cabinas día a día y no en las aulas y los que son ajenos al mundo del dj y ven esto, como una proliferación de poligoneros y canis, con un título que solo vale para limpiarse el c…

Lo que está claro, es que crear una titulación para regularizar un empleo y tener un epígrafe, donde tengas una descripción de tu trabajo con unos derechos, siempre será bueno. Lo realmente preocupante, es como afrontarán los centros educacionales estos nuevos cursos. Habrá que ver el material escolar, las materias a impartir y el profesorado. Vayamos por partes:

– El profesorado: es imprescindible si o si, contratar a profesionales del sector para dar clase. No vale reutilizar a profesores de otras materias (imaginaos al de historia, hablando de los orígenes de los djs…) a no ser, que tengan una formación o conocimientos, sobre esta temática. Tampoco vale un dj cualquiera, ya que estamos hablando de una labor educativa, donde se necesitan unos conocimientos docentes, además de tener claro que gran parte del trabajo se desenvuelve en la noche, donde hay una serie de factores, como la presencia de las drogas y cualquier dj no vale para hablar de este tema. Como en todos los trabajos artístico-musicales, el consumo de estupefacientes está presente, pero para colmo el de dj, es el que se lleva el San Benito más grande. Hay que dar unos valores muy férreos para que los chicos que salgan de estos centros, tengan las cosas claras y sepan a lo que se exponen y sean auténticos profesionales.

– Materias: solo de pensar en esto, no podemos evitar que nos de la risa. Por desgracia, la titulación que se ha homologado es la de Video-dj. Han metido en el mismo saco a djs, vjs y video-djs (porque no creo que sean capaces de diferenciar estos dos últimos) y se han quedado tan contentos. El problema de esto, es que han mezclado dos vertientes que no tienen porque ser compatibles. Es como si el módulo de mecánica, incluyera también también chapa y pintura. Al que quiere hacer una cosa, no le tiene porque gustar otra. Señores, hay cosas más importantes y compatibles, que espero que tengan en cuenta, como las labores de managment, producción musical (sin esto, no serás nadie) creación de un sello, inglés (imprescindible, si quieres tener una proyección internacional) o sonido. Lo lógico, sería crear otro módulo diferente para los vjs y v-djs, donde enseñar materias como diseño, creación de Motion Graphics, grabación y montaje de vídeo… Para que seguir, en fin, no queremos pensar en los exámenes…

– Material: este es otro tema delicado, ya que la inversión en un equipo para impartir las clases es caro. Pensemos que si quieres tener un profesional de verdad en el mercado, tiene que estar preparado, para lo cual, hará falta un equipo en condiciones por cada dos alumnos (vamos a dar un poco de manga ancha. Tampoco vamos a exigirlo por alumno) el cual se podría dividir de la siguiente manera: un Mac (por la sencilla razón, de poder instalar tanto Win como OSX, que son los sistemas dominantes en el terreno del dj o Linux en un tercer lugar, si fuera necesario) Una mesa de mezclas con cuatro canales (para conectar el máximo posible de dispositivos) por ejemplo Ecler, que es sencillo conseguir recambios, para el futuro mantenimiento. Un par de cdjs Pioneer (por desgracia, hay que usar el estándar) Dos Technics (nuevamente otro estándar) Un controlador dj y de producción (teclados, pads…) Una pareja de cascos y como no una tarjeta de sonido, como puede ser la Audio dj 10 de Native Instruments, que puede darse uso para producir y pinchar. Echando números seguramente superemos la cifra de los 3000 euros (por pareja de alumnos) de sobra. Eso hay que multiplicarlo por al menos 10 y sumar lo del profesor. ¡Que barato oígaaaa! ¡Póngame varios para llevar! Realmente es una inversión muy alta que no sabemos si se llevará a cabo. ¿Os cuento un secreto? Seguramente el único equipo que se parecerá a lo mostrado arriba, será el de el profesor (hemos dicho, se parecerá) y a los alumnos, como mucho un ordenador reutilizado y un controlador con un par de cascos, ya que los tiempos que corren, no son para tirar cohetes.

Hagan lo que hagan, es necesario que se haga bien y que tengan en cuenta, que están jugando con el sueño de mucha gente y formando su futuro. Esto no solo implica tener unas instalaciones y profesorado adecuado, sino también unas prácticas a la altura (No recurramos a las Bodas, Bautizos y Comuniones). Además deberían llegar a algún acuerdo con las escuelas actuales de djs, para dar algún tipo de certificación u homologación que les permita seguir desarrollando su trabajo y disminuyan el gasto en infraestructuras y material, ya que ellos disponen de estos.

La triste realidad, es que a diferencia de otros sectores laborales, no hay tanta demanda como para crear tantos nuevos profesionales. Pero hay que verlo por el lado positivo y pensar en un futuro donde nuestro salario esté regulado y cotice (parece una utopía) y la gente no te mire con cara rara por la calle, cuando digas que eres dj. Mucha gente dice que ya era hora de que este reforma se llevara a cabo, ya que en otros países existe desde hace tiempo; pero lo que no saben, es que recientemente las titulaciones superiores artísticas perdieron la denominación de grado. No puede ser que carreras como las de Música, Danza, Arte Dramático, Diseño y Artes Plásticas o Conservación y Restauración de Bienes Culturales, estén por debajo de cualquier carrera universitaria. Señores del Tribunal Supremo, recapaciten y pongan estas titulaciones también a nivel europeo, como han hecho con los djs.

Para terminar con buen sabor de boca, nos surgen varias preguntas que tienen miga y más de uno se planteará:

¿Nos tomarán en serio cuando enseñemos el currículum con el título de dj?

A los que llevan muchos años a sus espaldas ¿Les convalidarán alguna asignatura?

¿Los djs “famosillos” de turno, repetirán curso?

Deja un comentario