ATTICA – TIMEWARP

Después de un fin de semana en el que el epicentro para muchos clubbers ha sido el remember, gracias a la segunda edición de Oro viejo en Fabrik (hablaremos de ello en unos días) toca retomar nuestro pasado en forma de música.

Recuerdo una entrevista de Abel Ramos en la revista Deejay Magazine (Si no recuerdo mal en el 98 o 99. Tendría que buscar entre pilas de revistas, para localizarla) en la que decía que se había juntado para producir con Pedro Miras y Alberto Tapia. No les pudo salir más redonda esa unión, ya que de esas manos salieron tres auténticos pelotazos en menos de un año. Pedro y Alberto, estaban en un gran momento de producción y Abel vivía una época dorada con la efervescencia de la noche madrileña y los Techno house festival.

En 1999, me hice con un vinilo que me llamó la atención, por ser la primera producción de ellos tres juntos y la que se considera la primera de Abel por mucha gente, aunque es la segunda (la primera la hizo junto a David Ferrero y Pedro del Moral, también usando el nombre de Attica) Ese vinilo blanco, me dejó alucinando nada más poner la aguja en el surco. Sonaba totalmente diferente a lo que existía en la época y se acercaba al trance, alejándose de sonidos más comerciales o incluso la contundencia facilona.

Como curiosidad, no se convirtió en un pelotazo rápidamente y no todo el mundo lo asimilaba igual de bien, algo que me encantaba. Eso si, con el tiempo, el tema ha sido un imprescindible en las sesiones remember de calidad que se precien, gracias a lo bien que suena (imaginamos que estar masterizado en los estudios de Aqualoop en Hamburgo, tendrá algo que ver) Fue toda una referencia, dentro del sello Ufolab, subsello de Vale Music (si, hubo un antes y un después en la música de esta discográfica)

ACTUALIZACIÓN

Hay una anécdota que me contaba recientemente Albert Neve y es que el nombre de la cara B del disco, se llamaba “Out of Europe” porque Abel Ramos era madridista y Alberto Tapia culé y en aquella época el F.C. Barcelona había sido eliminado de Champions :-). Otra muestra más de que no solo el origen de la música viene de nuestras inspiraciones y vivencias, también sus nombres. Gracias Alberto.

Deja un comentario