ANALIZAMOS EL ALBUM DE THE PRODIGY – THE DAY IS MY ENEMY

The Prodigy - The day is my enemy - Front

Hace poco más de un mes, llegó a mis manos el nuevo disco de The Prodigy. Estaba deseando escucharlo entero después del buen sabor de boca que me dejó el anterior álbum, pero la cosa no era como yo me esperaba…

Recuerdo que empecé a escuchar The Prodigy por el año 94, con el sonido rave de Experience aún sonando en mi cabeza, un segundo disco muy calentito de ese año de transición y lejos aún de Fat of the land, el cual les puso en el escaparate de la escena mundial. Este bagaje, me hace tener una perspectiva diferente a la que tiene la gran mayoría de la gente. No es una opinión mejor ni peor, solo diferente.

The Prodigy - The day is my enemy - Inside

Al poco de ser lanzado The day is my enemy, me hice con una copia en vinilo como buen coleccionista, añadiendo además el atractivo de incluir un cupón de descarga digital, que me daba la opción de poner los discos en mis platos, pero también tener una versión incorrupta de la música. Portada y diseño gráfico, en la línea de sus dos anteriores lanzamientos, pero más sencilla, haciendo hincapié en el interior en imágenes de sus conciertos, al igual que sus últimos vídeos que se apoyan en las actuaciones. Pero vamos a por la música, que es lo realmente importante. He tenido que dejar madurar un poco el disco para asimilarlo mejor, ya que en un principio no lo encaje nada bien.

The Prodigy - The day is my enemy - Rear

– Comenzando con el tema que da nombre al disco, me esperaba otra cosa. Nasty no me llegó a convencer y tenía esperanzas de encontrar temas mejores (ahora incluso me gusta…) pero “The Days is my enemy” no me parece un track para comenzar un disco de este grupo. Es cierto que el tema es potente, pero no es lo que esperaba de ellos ¿Pero acaso eso le importa a Liam Howlett? Claro que no. Tema cañero y lento, para ir calentado motores. Lo peor estaba por llegar…

– Con Nasty pasé de largo, ya que lo tenía más que reescuchado. Esperaba un single mejor para el nuevo disco, pero que se le va a hacer, creo que tampoco acertaron con Invaders must die como single y en cambio a mucha gente le encantaba…

– Rebel Radio. ¡Eyyy me gusta! Suena potente, muy dinámico, te hace moverte. Es muy Prodigy, pero… ¿Esa caja no la he escuchado antes? Exacto, en Firestarter. Lo que en un principio podía ser una sorpresa, veremos que es una constante en muchos temas.

– Ibiza. Me duele profundamente que un nombre que me inspira tanto, su tema no me guste tanto o más bien nada. Es uno de los temas que peor encajo del disco, pero se que tendrá sus seguidores, sobre todo para los que les gustó “Always Outnumbered, Never Outgunned” el disco con menos esencia a The Prodigy, algo que se transmite a este track.

– Destroy. Sin duda pelotazo. Creo que este va a ser uno de los temas que más va a funcionar en los conciertos. Guiño a los 8 bits en su comienzo que hará que no te olvides de él, con un sinte retro acompañado de una batería demoledora, que hace gala al nombre del tema. Eso si, esta tiene mucha similitud con la de Smack my bitch up ¿Otra vez reutilizando? La cosa no acaba aquí.

– Wild Frontier. Tema con mucha síntesis, buenas baterías, pero quizás se queda un poco descafeinado junto a otros temas de su discografía. Será uno de los recordados de este disco, pero perfectamente podría haberse incluido en el álbum anterior. ¿Un descarte del anterior disco quizás? Me da la sensación de que han intentado hacer un Warrior’s dance y no se le acerca ni de lejos.

– Rok-Weiler. Track con personalidad, con muchas variaciones, pero que me parece que está elaborado mejor es sus tramos lentos, los cuales se disfrutan más, ya que en las partes rápidas su batería se queda floja.

– Beyond the deathray. Pura síntesis, un orgasmo de sonido sintético pensado sin duda para los inicios o mitad de concierto para coger aire, al igual que Omen Reprise, con el que le veo una cierta similitud en los aires épicos.

– Rhythm Bomb. Rompe la línea de lo que suele sacar The Prodigy y se centra en un tema más 4×4 aunque metiendo algún que otro sonido sincopado. Potente donde los haya (aunque es de los que menos me gusta) y volviendo a penalizar para mi gusto las voces, que me recuerdan muchísimo a las de Warrior’s dance.

– Roadblox. Otro de los pocos temas que apuesto a que serán recordados y que seguramente incluirán en sus actuaciones. Melodía épica, baterías adecuadas y guiño a la época álgida de Pendulum y el drum n bass “buenrrollista”

– Get you fight on. Guitarras potentes y batería brutal, con mucha carga de síntesis. Un tema que suena super comprimido y seguramente reventará a más de uno en la pista. ¿El problema? Su gran parecido con Take me to the hospital.

– Medicine. Otro de los grandes de este disco. Jugando con sonidos árabes y percusión de la que a todos nos gusta, te hará bailar desde el principio. ¿Se habrá librado de los parecidos razonables? Escuchad “Diesel Power” por favor.

– Invisible Sun. Liam dijo hace años, que suele hacer un tema en los discos que rompe con el resto del álbum para cerrar los conciertos, “apagar” a la gente y que vayan saliendo con una sonrisa. Este es ese tema, pero nuevamente aquí volvemos a encontrar una similitud, pero no con un tema suyo que es lo más grave, si no con uno de Katy Perry. El principio se parece poderosamente a “Dark horse”. Contrastado con niños y borrachos. Ya sabéis que estos nunca mienten 😀

– Wall Of Death. Demoledor y acercándose de nuevo al punk como con “Ibiza” pero con mucho mejor gusto. Sin duda un tema para los que conocieron a The Prodigy con Fat of the land y remataron AONO. Aunque es muy bueno, peca nuevamente de correr el riesgo de no ser recordado.

Lógicamente, esta no deja de ser una opinión personal. Ya he hablado con más de uno que le encanta este disco, pero suelen ser los seguidores de grupos más guitarreros y menos electrónicos. Si hay una pega que le pongo al álbum, es la falta de personalidad y la sensación de estar escuchando cosas que ya conoces. Los temas (desde mi punto de vista siempre) o no cuajan o los que cuajan son remozados de tracks anteriores. Tiempo al tiempo, solo tenéis que ver cuantos temas tocan en directo del disco AONO y cuantos de otros. Básicamente con este veremos lo mismo. Dentro de dos años hablamos 😉

Si creéis que exagero, os dejo una comparativa de parecidos razonables (necesario Spotify para escucharlos)

Rebel Radio vs Firestarter


Destroy vs Smack my bitch up


Wild frontier vs Warrior’s dance


Beyond the deathray vs Omen – Reprise


Get your fight on vs Take me to the hospital


Medicine vs Diesel Power


Invisible Sun vs Dark horse


Deja un comentario